Hablemos del Millennialismo

Corría el año 1989 cuando Fernando Arrabal intentaba que en el programa de Fernando Sánchez Dragó se hablase del Mileniriasmo en un estado de embriaguez alarmante. "El Mileranismo va a llegaaaar".


Esto, los que somos un poco más jóvenes lo hemos visto en Youtube, nunca supe lo que era el dichoso Mileniarismo, pero creo que corresponde hablar de otro término. El Millennialismo. Pero no es que vaya a llegar, es que más bien podría -o debería- estar acabando.


Hace algo más de un año que publicamos aquel meme que resume un poco el modo de vida del millennial madrileño. Un sueldo raquítico, en el mejor de los casos de junior en una Big4, que llega para vivir unos años como si fuéramos ricos.


Da la sensación de que nos han vendido una moto con aquello de la economía de las experiencias. O la hemos comprado. Los restaurantes por encima de 40€, la competición por ser el que más lejos se va de viaje en verano, los fines de semana de esquí... La tendencia parecía que podría haberse frenado en este verano, el verano del Covid, pero hemos descubierto que a falta de botellas y reservados, nos llega para alquilar barcos. Porque a la vida hemos venido a veranear. Quizá por eso también alargamos la juventud, no creo que sea casualidad que las discotecas que hace 15 años hacían sesiones light para menores de 18 años los sábados por la tarde ahora tengan cola de gente de 30 años en la puerta. El tardeo, La Flaca, El Callejón de Serrano.


"Da la sensación de que nos han vendido una moto con aquello de la economía de las experiencias. O la hemos comprado."

Mientras tanto, los sueldos de los jóvenes españoles son mínimos. El 70% de los jóvenes españoles entre 25 y 34 años cobraba en 2018 menos de 25.000 euros brutos anuales. Da que pensar que la tabla corte en 3.441,9 (algo más de 40.000 euros brutos). Financiamos ser ricos, que diría Pantomima Full.





A nuestro favor diré que también es la época en la que podemos y debemos hacer ciertas cosas. El clásico ejemplo de que compran más felicidad 3.000€ a los 20 años que 30.000 a los 30.


Mi teoría es que hacemos todo esto porque la capacidad de ahorrar los suficiente para objetivos más ambiciosos es muy complicado. Plantearte ahorrar, sin vivir en casa de tus padres, los 80.000 euros de entrada para un piso de 400.000 supone restringir muchísimo las opciones de ocio, las experiencias. Algo muy complicado en la era de Instagram. Mientras tanto, hacemos todo lo que podemos porque "nos llega" aun pagando alquileres altos. Este patrón nos ha hecho también ser incapaces de aprovechar los tipos de interés extraordinariamente bajos que nos ofrece el Banco Central Europeo. Nunca fue tan barato hipotecarse.


"Este patrón nos ha hecho también ser incapaces de aprovechar los tipos de interés extraordinariamente bajos que nos ofrece el Banco Central Europeo. Nunca fue tan barato hipotecarse."

No hemos sido capaces de romper el círculo, pasar de arrendador a propietario. Pagamos de alquiler lo mismo o más que lo que pagaríamos de hipoteca. Aunque no sea lo mismo, Mientras tanto, el precio de la vivienda sigue impulsado por el entorno de bajos tipos de interés, y pagamos alquileres cada vez más altos a propietarios que en muchos casos son pensionistas. Pensionistas que a su vez ven más protegidos sus salarios que los jóvenes, cargados de impuestos para mantener el poder adquisitivo de las pensiones.


Mientras tanto, el porcentaje de jóvenes emancipados de menos de 29 años con vivienda en propiedad ha caído hasta el 30% desde el 58% de antes de la crisis, y casi el 25% disfruta de una cesión gratuita -de familiares, quizá de nuevo pensionistas- o alquileres por debajo de mercado. Sería interesante también ver en qué porcentaje de hipotecas se utiliza la ayuda de los padres para desembolsar la entrada en la formalización de la hipoteca, ya que el 70% afirma que necesitaría esta ayuda.


Pero puede que esta semana hayamos tenido una de las mejores noticias para toda una generación. La Comunidad de Madrid anuncia que avalará el 15% de hasta 5.000 hipotecas de jóvenes de hasta 35 años. Con esto, sólo sería necesario aportar el 5% del valor del inmueble, de hasta 400.000 euros. Quizá suponga el final de este millennialismo, quizá no, pero sin duda es una de las mejores oportunidades para apalancarse, o como nos gusta decir: LEVER THE F*CK UP